Recomendar esto a amigos:

Share

Esto no es un diario. Suscríbase para recibir aviso de nuevas entradas:

Permitido Fumar

Opiblog en YouTube

Mis Novelas:

Se encuentran en AMAZON.COM, pero por tiempo limitado, visitantes del blog podrán leerlas GRATIS, en formato ebook. Aquí ("Memoria"), y aquí ("Que El Muerto Venga En Persona")

Palabras De Más, Palabras De Menos

Por Ricardo Moura. Buenos Aires, 4 de Octubre de 2008.

En el interesante seminario “Argentina 200 Años, Un Modelo Para Debatir”, organizado por iniciativa de Daniel Filmus desde el Centro De Estudios Porteños, el panel sobre Cultura y medios de comunicación fue abierto por Ernesto Tenenbaum, uno de los conductores de “Palabras + Palabras Menos” en TN Noticias.

Entre afirmaciones tan temerarias como tendenciosas —“El Gobierno ha perdido el apoyo de la mayoría”, por ejemplo— se despachó contra los supuestos ataques de la Presidenta a los medios. Como ejemplo, eligió el “infortunado error” de la mandataria al “calificar de aviso mafioso, en tono autoritario y altanero” la famosa caricatura de Hermenegildo Sábat. “Error de percepción”, suavizó luego el concepto, no sé si viendo las muy malas caras que poníamos algunos asistentes.

Para este escriba, lo infortunado del episodio consistió en que la inmensa mayoría de los periodistas nacionales, cerrando filas, coincidieron en su momento con esta visión que sólo ve error en CFK, sin considerar la posibilidad de fallo alguno por parte del artista, que parece “Ciudadano por encima de toda sospecha”.

¿Por qué no se puede cuestionar a Sábat? Porque —dicen— es “un  Maestro”, “de impecable trayectoria”, “un caballero” y “querido por todos”…

¿Y qué? ¿Desde cuándo trayectoria, caballerosidad u otras virtudes eximen de toda responsabilidad por lo que se haga o diga en el presente? ¿Por qué hay que tener “vacas sagradas”? —hasta se sugirió que ella debía “desagraviarlo”—.

***

Por aquellos días (el 4/4/08) escribí sobre el tema:

“En el mundo del revés, a la agraviada se le exige desagravio. Voces se alzan, indignadas, porque Sábat “es un caballero”, “un Maestro”. Nadie lo niega, pero ¿debe ser “intocable”? La verdad es que esta vez metió la pata, y debería ser él quien se dignara aclarar si no quiso agredir o amenazar.

Porque el dibujo NO SE ENTIENDE… Igual que Sandra Russo —el suyo, el único artículo sensato que leo hasta ahora— lo he mirado y remirado, y no sé qué quiso decir. Sí da lugar a la interpretación presidencial de que la pueden querer “amordazada”. Porque es difícil pensar que Kirchner hable por ella, que habla bien solita. Mucho menos, que él la tenga amordazada. Entonces, ¿quién?

Como bien dice Russo, es hora de que los comunicadores aprendan que ellos también pueden ser criticados, y que contestar o defenderse por la cantidad de inexactitudes, tergiversaciones, verdades a medias, o directamente falsedades con que nos bombardean a diario, NO es “intolerancia” ni censura. Harto estoy de quienes, en los mismos programas en que se explayan criticando a gusto, tratando de mentirosos a funcionarios y a la misma Presidenta, se atreven a afirmar que “No hay libertad de prensa”. Si no la hubiese, ¿cómo lo podrían estar diciendo?

Otra falacia es que el gobierno “domina los medios”. ¿Cómo, entonces, resulta que si se hace zapping, en TODOS —tantos que al politólogo sueco de Mario Wainfeld le preguntan si están en cadena nacional— están hablando mal del mismo?

La caricatura podría tener varias interpretaciones, de la mordaza en la boca a los labios exageradamente inflados (pero esto posiblemente sea sólo un eco de tanta tilinguería circulante sobre el botox).

Pero en un país donde las conspiraciones han sido motor tangible de su historia, necesarios pasos previos a tanto derrocamiento de gobiernos legítimos, es frívolo o malintencionado descalificar a quienes “interpretan en términos conspirativos”.

La Presidenta preguntó QUÉ le querían decir. ¿No sería de un verdadero caballero contestarle, aclarar y quizá hasta disculparse?”

***

Volviendo al seminario: Afortunadamente, la moderadora del panel era, precisamente, Sandra Russo (ver su artículo “El Dibujo de Sábat”), quien aprovechó su posición para poner unos cuantos puntos sobre íes, dándome (otra vez, porque no es la primera) motivos para agradecerle el expresar en público lo mismo que a mí me hubiera gustado decir de contar con la posibilidad.

A la salida, paré a Tebenbaum para preguntarle si, ya que la de la Presidenta era una percepción equivocada, él me podía explicar cuál era la “correcta”, es decir el significado del dibujo. “No me interesa —dijo, él sí con tono algo autoritario y altanero, y agregó—: lo que dijo la Presidenta fue para forzar a Clarín a que censure a Sábat”.

¡Y las vacas vuelan! Como si Clarín fuera a hacer caso y censurar, precisamente, a quien contribuya a hacer quedar mal al “matrimonio presidencial”… Son incontables las manipulaciones y “enfoques” tendenciosos de los periodistas de este grupo en desmedro de los Kirchner —enfoques que lamentablemente llegan a público desprevenido que los incorpora aun sin darse cuenta.

En el mismo panel, cuando se hablaba del “Observatorio de Medios”, María José Lubertino aclaró que no se trataba de tal cosa sino de ampliar el ya existente observatorio sobre discriminación, para denunciar también la cometida por medios de comunicación —¿acaso deberían poder discriminar?—, y se dijo que hay periodistas y medios que habían tratado el tema como una amenaza o censura dirigida a ellos, no pude más y salté, gritando «¡Sí, especialmente en “Palabras De Más, Palabras De Menos”, que pusieron en el fondo del set una silueta humana ‘espiando’ desde la penumbra, y entre los conductores se hacían “bromas” diciendo “sentirse vigilados”!».

Creo que a E.T. no le gustó. Al menos se tomó la molestia de corregir mi “error”.

Pero la verdad es que creo que este título le va mejor… como a Nelson Castro le iría “El Juego Sucio”.

Ricardo Moura.

Share This Post
Share
Comentarios cerrados.